Las pinturas de Mark Rothko recreadas con arroz tintado

De acuerdo con un artículo publicado por Harper’s Magazine en 1970 que retrataba el carácter transgresor y subversivo de Mark Rothko,  parece ser que el artista aceptó en 1958 desarrollar una serie de murales para decorar el restaurante Four Seasons de Nueva York, un encargo con el que el propio Rotkho, irritado con el tipo de gente rica que acudía allí, pretendía «arruinar la comida de todo aquel hijo de (sic) que decida comer en ese lugar».

rothko5

Parece ser que el encargo nunca llegó a materializarse del todo y que las primeras piezas que Rotkho diseñó para ese lugar fueron finalmente donadas a la Tate Moderm, un destino que a priori parece más coherente con sus fobias hacia el restaurante.

50 años más tarde, el relato inspiró a la cocinera y estilista gastronómica Caitlin Levin y al fotógrafo Henry Hargreaves, que decidieron desarrollar el proyecto «Mark Rice-Ko», una recreación de algunos de los cuadros de Rothko hecha a base de arroz teñido con diferentes condimentos e ingredientes.

El resultado es una obra de arte culinaria que requirió entre dos y tres horas de trabajo para cada composición y que supuso un reto para el equipo, especialmente en lo que tuvo que ver con la obtención de los tonos de color más exactos posibles con la obra original del artista.

rothko1rothko4

 

rothko3

 

rothko6

Imágenes de Henry Hargreaves.

 

 

Share this post
  ,