Receta de crema de calabaza y almendras con gorgonzola

Esta receta de crema de calabaza de Ángels Puntas fue una de los primeros platos que preparamos en el taller de legumbres y hortalizas de nuestro curso intensivo de cocina de mercado y probablemente la dejemos ahí por mucho tiempo, porque está sencillamente buenísima. Es muy fácil de preparar, sobre todo si aplicas los trucos que explica Ángels en el taller, por ejemplo para limpiar y trocear la calabaza, y el toque del queso gorgonzola o cualquier otro queso graso de sabor intenso -un día es un día-, hace esta receta adictiva.

Ingredientes para 6 personas

1 kg de calabaza
2 puerros medianos
2 patatas medianas
1 cebolla grande
¾ l de caldo de verduras o de ave
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
100 gr. de queso gorgonzola
250 cl. de nata líquida de 35% MG
50 gr. de almendras peladas y laminadas crudas
pimienta negra
cebollino
sal

Preparación

Limpiamos, pelamos y picamos todos los ingredientes: la cebolla, la calabaza y la patata en dados y el puerro en aros. No es necesario cortarlo en trozos muy pequeños porque luego los vamos a batir.

En una cazuela ponemos a calentar aove y cuando esté caliente, a fuego no muy fuerte, tostamos las almendras y las reservamos. En ese aceite incorporamos la cebolla y la doramos unos minutos. Posteriormente añadimos el puerro y dejamos cocinar junto a la cebolla hasta que se evapore el agua de las verduras. A continuación añadimos la patata y la calabaza, removemos bien y aderezamos con sal y pimienta negra recién molida al gusto.

Cubrimos todo con el caldo y dejamos que cueza, a fuego medio aproximadamente media hora.

Transcurrido este tiempo retiramos del fuego, añadimos la mayoría de las almendras -reservamos una parte para emplatar- y lo pasamos por la batidora, batiendo bien para que quede lo más fina posible. Para eliminar algún filamento que pueda quedar y hacer que resulte más cremosa podemos pasar la crema a continuación por un colador chino.

Vertimos en un cazo la nata y hervimos a fuego medio, incorporamos el queso y movemos para que se deshaga.

Una vez preparada, servimos caliente en un plato sopero o cuenco y sobre la crema añadimos la crema de gorgonzola. Si nos apetece podemos decorar con unos dados de calabaza salteados, almendras tostadas y un poco de cebollino picado o perejil para dar color.

crema de calabaza y almendras con gorgonzola

Share this post